Titulo

Discurso presidencial que polariza mina la democracia: Javier Corral

Inicio / Contenidos / Discurso presidencial que polariza mina la democracia: Javier Corral
En entrevista con el periodista Carlos Loret de Mola en el programa Latinus, Javier Corral advierte que el talante autoritario de López Obrador está “poniendo en jaque” las libertades políticas y económicas

El discurso de polarización y división del presidente Andrés Manuel López Obrador pone en jaque a la democracia, dijo el gobernador Javier Corral Jurado, en entrevista con el periodista Carlos Loret de Mola en el programa Latinus.
La actuación del mandatario federal –señaló- “coloca a quien no está de acuerdo con el Presidente, en el bando contrario, en la traición, la deslealtad, y mina la democracia, porque la democracia es el fruto de la pluralidad, que tiene como uno de sus principales frutos la pluralidad de ideas, de discrepancia, la crítica, y él ha mostrado un talante muy intolerante, y eso afecta la democracia”.
Javier Corral dijo que ni él ni el Estado chihuahuense están en contra de López Obrador, pero “sí estamos ahora ejerciendo la defensa de nuestra dignidad, de nuestra soberanía, y lo hacemos con respeto, pero con toda firmeza”.
Indicó que la relación del actual Gobierno Federal con el estatal, siempre había fluido e incluso se ha reconocido la colaboración en asuntos como la solicitud de la extradición del exmandatario chihuahuense, derivada de las investigaciones hechas por la Fiscalía General del Estado (FGE) y la promoción de la extradición del Gobierno del Estado de Chihuahua.
Lo anterior –continuó- a diferencia del evidente boicot que hizo el sexenio federal anterior, al proceso de extradición del exgobernador chihuahuense, cambió con López Obrador al comprometerse a cumplir el tratado que existe con Estados Unidos para ese tipo de procedimientos.
“Una y otra vez he dicho que en este tema, nosotros hemos reconocido la colaboración del gobierno federal, tampoco creas que nos hicieron un favor, lo que se hizo fue cumplir la ley y un tratado. El problema es que de ahí (en el gobierno federal) se quiere incondicionalidad”, dijo.
Sin embargo, su integración a la Alianza Federalista, fue un elemento que comenzó a cambiar la perspectiva hacia Chihuahua.
“Yo creo absolutamente en esa alianza, en la necesidad de una asociación de gobernadores que actúe como contrapeso y equilibrio de una dinámica de reconcentración de poder, de facultades, de recursos, que está desandando el camino del federalismo, y que está poniendo en jaque no solamente las libertades políticas o económicas, creo que puede llegar a poner en jaque incluso a la democracia misma”, expuso.
El titular del Ejecutivo estatal dijo que “no estamos en contra de López Obrador, pero sí estamos ahora ejerciendo la defensa de nuestra dignidad, de nuestra soberanía, y lo hacemos con respeto, pero con toda firmeza”.
Observó que es muy difícil mantener un ritmo de relación con el Presidente, cuando la base es la incondicionalidad o se presume el sometimiento, el aceptar un “sí o no”, el “blanco y negro”, el “estás conmigo o contra mí”.
“Porque esa es la narrativa lamentablemente a la que hemos tenido que enfrentar y es lo que también ha generado pues este distanciamiento, y luego esta confrontación”, mencionó.
Señaló que la decisión federal de descoordinarse de Chihuahua en materia de seguridad, bajo un argumento de que el Estado filtraba información sensible, ni si cierta ni debe derivar en un rompimiento con la Presidencia de la República.
“Nunca he descalificado a la Guardia Nacional (GN), sí he pedido desmilitarizar el conflicto de las presas y que se activen los mecanismos de negociación política de los que el Gobierno Federal es muy poco susceptible, están agotadas, canceladas las vías de diálogo, no atienden el punto de vista distinto, es una y definitiva la palabra del Presidente, que tiene más orientaciones de carácter ideológico que técnico”, advirtió.
El gobernador recordó que él ofreció al Presidente, ser intermediador en el conflicto del agua, pero en cambio pretendieron derivar la responsabilidad a la entidad.
Añadió que una consecuencia de haber militarizado el conflicto al enviar al Ejército y luego a la GN, a un lugar donde no se requería hacerlo, fue el asesinato de Jéssica Silva, en manos de tres elementos.
“Actuaron mal, no hay accidente ahí, fue una acción deliberada. Sí, la mataron arteramente, agredieron a esta pareja. La Fiscalía General del Estado ha hecho una investigación muy profesional. Recogieron dos casquillos de los tres que dispararon, y no encontraron el tercero, ese lo encontramos nosotros, están hechos los estudios balísticos, están hechos los peritajes”, explicó.
Para ello, también hubo disposición del gobierno federal, de compartir información y se aseguraron 13 armas de los miembros que intervinieron en ese hecho muy lamentable.
Detalló que esa investigación prácticamente está terminada, pero el Gobierno del Estado no podrá concluirla porque la competencia es federal.
“Pero vamos a entregar a la Fiscalía General de la República una investigación muy completa, donde claramente se descartan dos cosas: que ellos agredieron a la Guardia Nacional, este agricultor y su pareja, y que haya sido un accidente; ni una cosa ni la otra”.
Corral Jurado señaló que el Presidente acostumbra un estilo de conferencias de prensa, con el que “no solo exhibe a algunos actores (políticos), sino que busca intimidarlos, aflojarlos, en el caso nuestro, se van a topar con pared”.
Resaltó que los gobernadores están obligados a servir a las necesidades y las demandas del Pueblo y para eso requiere mantener una relación de equilibrio, colaboración y respeto institucional con la Federación.
Pero todo ello debe ser “sin perder nuestra capacidad crítica, ni tampoco nuestra función de equilibro y de contrapeso que el sistema federal establece a las entidades federativas, una distribución de competencias y de funciones”.
Dijo que el propio López Obrador en 2 años ha abandonado sus principales compromisos: “hay una pérdida de contacto con la realidad, del Presidente en la función que realizan muchos de los grupos intermedios, y para ello lo que se necesita es una altura de miras y estar pensando en el futuro del país, pensar en cómo salvar al país, y no cómo salvar este cargo o cómo impulsar esta candidatura en términos personales o grupales”.